Ostrich Pillow, la almohada avestruz
es el innovador proyecto de la empresa de diseño Studio Banana, una almohada portátil que pretende convertir cualquier lugar en el sitio perfecto para echarse una siesta. Aquí puedes ver algunas fotos de la almohada de la cuenta pinteres de Studio Banana. Ostrich Pillow tiene un diseño original y novedoso que favorece el aislamiento del entorno exterior y permite al usuario colocarse en una posición más cómoda.

Un almohada particular pensada para que cualquier persona haga de su entorno el ambiente perfecto para relajarse. Con una apertura para asomar la cara y dos agujeros para colocar los brazos, Ostrich Pillow busca financiación a través de Kickstarter y promete ser el mejor compañero de siestas para los viajes y descansos durante las jornadas de estudio o de trabajo.

La almohada avestruz -traducción del nombre al español- pretende ser algo más que una simple compañera de viaje. Los diseñadores de Studio Banana han creado todo un micro-entorno de comodidad para relajar cuerpo y mente. Lo cierto es que la almohada sorprende por su extraño diseño, caracterizado por las aperturas laterales de la parte superior, que recuerdan dos grandes ojos.

La apuesta de Studio Banana ya ha conseguido el respaldo de más de 400 personas que quieren ayudar a financiar el proyecto a través de KickStarter y pretende convertirse en una alternativa divertida que acompañe las siestas de sus propietarios en el tren, el avión o la biblioteca.

“¿Sabes que una pequeña siesta de 20 minutos puede ayudar a aumentar la productividad hasta en un 30 por ciento?”, señalan desde la compañía. Ostrich Pillow tiene unas dimensiones de 45 centímetros de largo por 28 de ancho por 15 de alto y una circunferencia de 70 centímetros de apertura para el rostro. Está disponible en color gris (azul en el interior) y utiliza materiales flexibles de fácil lavado.

El proyecto Ostrich Pillow estará disponible durante las próximas semanas para su apoyo a través de KickStarter. Su objetivo es llegar a los 70.000 dólares de financiación (53.942 euros) y lanzarse al mundo para evitar muchos dolores de cuello a los próximos sufridores de estrés. Una alternativa curiosa a cualquiera de las almohadas hasta ahora conocidas.